domingo, 3 de abril de 2011

Alto el fuego

Hizo un rápido análisis de la situación, el momento era complicado, todo estaba muy confuso, las municiones escaseaban, el enemigo nos rodeaba.

Los hombres se habían agrupado cerca del puesto de comando, llamó al radioperador e impartió algunas  ordenes, intentó informar la situación  al comando superior pero no lo podían escuchar, el fuego enemigo aumentaba,  quedaban pocas municiones.

Ordenó al los pocos que quedaban del tercer grupo de tiradores, a acercarse mas y que tomen cubierta completa, el segundo grupo estaba disperso y del primero ya casi no quedaba nadie, la sección estaba desordenada.

¿Cómo llegamos a esta situación?, ¿Cuál era la salida?, no podía precisar casi nada.

El enemigo los rodeaba, algunos ya estaban muy cerca, observño dos armas pesadas y comenzó el fuego de morteros enemigo.

Un joven oficial le pregunta ¿Qué hacemos?, ¡Seguiremos peleando agrego el encargado!, unos soldados comenzaron a disparar, ¡moriremos peleando! agrego otro,  la confusión  aumentaba como también el fuego enemigo.

Entonces tomño la decisión, ¿Alto el fuego?, dijo, los hombres me miraron  sorprendidos y aliviados. ¡Alto el fuego!, repetió.

Se produjo un tétrico silencio, parecería que se había detenido el mundo, se escucho un gemido,  todos me observaban, ¡Alto el fuego, repetió, ¡Se acabó!.

Busco comunicarme con el Comandante enemigo, fue rápido, les informo que se rendían, lentamente ordenó a sus hombres que dejaran las armas y formen una columna.

El enemigo los rodeo, nunca se había imaginado que eran tantos, con un pésimo ingles dijo al comandante enemigo y que se rendían, ordenó que los oficiales se separaran de los suboficiales y de los soldados y le solicitó hablar a sus hombres. Y  esto fue lo que dijo en esa oportunidad.

- Soldados hoy  fue un día de gloria, no se sientan humillados, fuimos superados, porque así se dieron las cosas, o tal vez fue el destino, pero algo dispuso que ellos sean los que hoy se lleven la victoria.

-Victoria que también es nuestra, porque este lugar, estas islas son y seguirán siendo nuestras, quedan aquí nuestros camaradas, su sangre, sus cuerpos pertenecen a este suelo y eso nos hará volver y entonces otra será la historia.

-Cambiaremos la estrategia, cambiaremos el eje y hasta quizás cambiaremos nosotros, pero volveremos y seremos mejores.

-Amigos, gracias por pelear al lado mío, gracias por permitir que los comande… nos veremos muy pronto

-Caminen  con la frente alta y el pecho erguido, de eso también se trata la vida, todo un país esta orgulloso de ustedes y por Dios les digo que seguro la vida nos dará otra oportunidad. LUIS ALBERTO.

1 comentario:

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Muy bueno Luis, como todos tus artículos... Un gran abrazo y te estremos siguiendo...